Territorio Pesca

SIN RÍO NO HAY NADA.
Todo sobre pesca, en especial pesca en alta montaña. Todas las modalidades…leonesa, ninfa, seca, cebo y cucharilla. Pesca de río, mar, lago y embalse. Disfrutar, respetar, pescar y compartir. Defiendo los ríos libres y vivos porque sin río no hay nada, nada. Pescando disfruto de la naturaleza y aquí te lo cuento.


ANALITICS

Tambien Facebook

sábado, 27 de mayo de 2017

¡Soy un alevín! ¡Soy una trucha!

¡Soy un alevín! ¡Soy una trucha!
Una historia para todos los públicos.
No sabía qué hacer, ni quien era, ni donde habitaba, pero de lo que estaba convencido era de que tenía que salir de aquel encierro cuanto antes. Así que comencé a coletear, con movimientos cada vez más fuertes, hasta que conseguí romper una especie de membrana que me envolvía y me vi en el agua junto a otros seres afines que, a buen seguro, habían hecho lo mismo que yo. Me vi pequeño y con mucha barriga como todos los demás, así que, siguiéndoles, escapé de la luz y de la corriente que me arrastraba. Nos refugiamos en un fondo tranquilo protegido por rocas, no tenía necesidades y así se vivía bien. Pero pronto me di cuenta que había que andar con ojo avizor, porque de vez en cuando aparecían seres extraños que nos perseguían y muchos compañeros desaparecían para siempre. El grupo se redujo considerablemente en muy poco tiempo. En un embate de esos me vi obligado a salir a la corriente y esta me arrastro río abajo hasta que conseguí orillarme.

La suerte hizo que encontrara un pliegue de una roca del fondo que me pareció el sitio más seguro de este mundo acuático. Fueron pasando los días y mi panza, que poco a poco se había ido desinflando, desapareció, al mismo tiempo comencé a tener forma de pez y sentí hambre por primera vez, así que ponía guardia en mi territorio y todo bichito que pasaba por allí me lo comía. Era muy divertido, iba hacía el y sin más lo atacaba. Con este trajín pronto aprendí a nadar, cada vez podía hacer recorridos más largos y así llegó el momento que me atreví a circular en contra corriente. El sitio era perfecto, la corriente del río arrastraba hacía él muchos insectos y al mismo tiempo me proporcionaba refugio seguro, pero como todo no puede ser tranquilidad, una mañana soleada mientras cazaba en la corriente otro ocupó mi sitió, le tuve que expulsar de mi territorio y esto resultó muy duro, pero me consoló al ver que a unos metros río abajo encontró otro buen lugar para vivir.


Nos encontrábamos de vez en cuando pululando por la zona, competíamos en la búsqueda del alimento, pero nos respetábamos. Seguramente mi territorio era mejor que el suyo y es por esto que pronto me hice más fuerte, también, seguramente, éramos los únicos supervivientes de aquella jerga de pequeños y barrigudos seres. Desde mi refugio le observaba como nadaba y buscaba comida, me di cuenta que era bonito de forma y color, seguramente yo sería igual. Una mañana mientras rondaba por mi zona me encontré con dos seres enormes y extraños, me quedé casi inmóvil sin saber qué hacer, pero de repente les sentí hablar; mira un alevín de este año – sí, que bonito. Siguieron río arriba y fue así como supe que era un alevín. Ser un alevín no debe ser malo, pensé, porque me observaron y siguieron su camino sin más.

Vinieron más sustos y carreras, riadas, vertidos y caudales bajos, pero conseguí seguir creciendo y haciéndome cada vez más fuerte, así llegó un día que buscaba insectos en la corriente y vi entre dos aguas un mosquito de colores muy llamativos que ataqué antes de que la corriente se lo llevará río abajo. Sentí un pinchazo fuerte en la boca y quedé prendido de un hilo del que no me podía soltar a pesar de todos mis esfuerzos y coletazos. Pronto aparecí dentro de una red y de nuevo vi dos seres enormes que hablaban - mira que trucha más bonita pesqué, - buena trucha sí señor. Siguieron hablando y uno dijo, sácale una foto, me apuntaron con algo que hizo un chasquido y pensé que todo se había acabado, pero me soltaron con cuidado y salí escopeteado hacía mi refugio. De la conversación deduje que ellos eran pescadores y yo una bonita trucha. También supe que no todos los mosquitos eran comestibles.
Era una trucha, esto sí que era bueno, pronto me di cuenta que, aunque tenía enemigos peligrosos, otros muchos me admiraban. Si era una trucha, como tal me tenía que comportar, y así fue que imitando a las veteranas aprendí a remontar el río para reproducirme en las épocas de freza y conseguir que nuevos alevines vivieran las mismas peripecias que yo. Sé que soy un simple pez de río, pero soy belleza y movimiento, tengo gran potencia y mucho instinto lo que me hace muy atrayente para la pesca deportiva. Quieres pescarme, inténtalo, pero respeta las normas del juego y ten conciencia de que no soy un juguete, si no un ser vivo y libre que me ha costado mucho esfuerzo llegar hasta aquí. Da ejemplo de buen pescador cuidando el río y a todos los seres que en el vivimos. 
Que la pesca sea para ti entusiasmo, misterio, expansión, alegría, superación y relajación. Disfruta. Te espero en el río.

jueves, 25 de mayo de 2017

Sin Ríos NO hay nada

Jornada   Cultural   y   de   Debate

                                SIN RÍOS NO HAY NADA
  
  Programa: 11.00 h. SENDERISMO VILLANUEVA DEL ÁRBOL-VILLAMOROS (por la orilla del Torío) 14.30 h. PARQUE CASA CULTURA VILLAMOROS
Comida social (tipo bocadillos, tortilla...)16.00 h. MESA REDONDA (puntos de vista) Estado de los ríos de León y puesta en común de acciones para paliar su deterioro. Torío, Bernesga... (otros...) (Con la participación de pescadores, ULE, ecologistas, concejales/as de zonas afectada, Diputado Provincial...etc) 18.00. h. Música en directo - DÓNDE ESTÁN LOS CANTAUTORES (voz y guitarra) José&Elena19.30h BARANDAL  gaitas, acordeón, dulzainas...baile (horarios aproximados y sujetos a variación).


Organiza: Grupo municipal Izquierda Unida de Villaquilambre en común Persona de contacto: Elena Fernández Honrado Concejal IU de Villaquilambre en Común - Tfno de contacto: 600 601 596


“La naturaleza no tiene en cuenta nuestra torpeza e ingratitud, sigue su camino marcado por un ordenamiento que nada tiene que ver con el que nosotros inventamos, asiste impasible a su deterioro porque sabe que pronto seremos virutas de nuestra propia obra y para entonces ella organizará otro mundo donde nuestra ausencia será su recompensa.”
http://territoriopesca.blogspot.com.es/2012/04/sin-rio-no-hay-nada.html


domingo, 21 de mayo de 2017

Regálale una caña.

Regálale una caña.

Aprender a pescar mejora las habilidades cognitivas de los niñ@s.



  A los niñ@s les gusta divertirse con los mayores y hacer actividades al aire libre. Pero parece que esto aburre a los adultos o no hay tiempo disponible para ello. Los niños suelen ser caprichosos, pero la culpa es de quien les regala todo lo que piden. Así, e impuesto por una complaciente moda, son pocos los que llegan a los 10 año sin móvil, es un útil que da mucha diversión y permite cierto aprendizaje, pero también puede ser una herramienta peligrosa.




Regalar a los niñ@s smartphones de última generación se está generalizando y pareciera un regalo obligado para comuniones, reyes y cumpleaños. Abuelos y padres presumen de que el niñ@ ya saca fotos y manda mensajes con solo seis años. Los niñ@s ni están preparados ni necesitan teléfono para divertirse. Muchos están pendientes del móvil constantemente y pasan de cualquier otra actividad, incluso de los deberes. Peligro, mucho peligro corren los menores con las redes sociales y que el móvil le pone a su alcance. El niñ@ ha de educarse con los caprichos justos.
Se acabó aquello de jugar a las canicas, los santos, al aro, al esconditeetc.
Regálale un libro, un balón, un instrumento musicalregálale lo que quieras, pero si no te lo impone la moda mucho mejor.


Si tienes dudas con tu próximo regaloregálale una caña y enséñale a pescar. 
Es una actividad divertida y deportiva, estará en contacto con la naturaleza y descubrirá un mundo oculto que le emocionará lejos de las redes sociales que tanto les adoctrinan. Además, la pesca, le estimula la creatividad y la imaginación, le acerca al mundo de los adultos y les fomenta la autoestima. La educación en valores medioambientales, el deporte y buenos hábitos contribuyen al desarrollo emocional, social e intelectual del niñ@. En el río encontrará toda una vida por descubrir.